www.gotthardstr.herobo.com

www.gotthardstr.herobo.com
autos motos wallpapers imagenes vehiculos vehiculos terrestres acuaticos barcos yates aviones


Mas recientes

  • xabier pita wonenburger la pildora
  • precio para comprar gynovin 20 online en
  • aciertos y avances de la anticoncepcion oral
  • leonardo boff encuentro con la sabiduria mapuche
  • virus del papiloma humano hpv y cancer
  • nuevas peliculas 2012
  • radiografia de la columna vertebral el cuello o la
  • ranking de las maldiciones mas famosas
  • patologia especial del cuello uterino
  • el director del fmi strauss khan fue detenido por abuso
  • perdia a mi bb por cervix incompetente alguien me puede ayudar
  • conocimientos actitudes y practicas sobre la prueba de papanicolaou
  • datos curiosos un poco de cultura general
  • isabel allende la casa de los espiritus fue catarsis
  • el maleficio del gato negro
  • dolor cervical vertigos mareos cervicalgia cefalea sindor
  • extirpacion de adenoides medlineplus enciclopedia medica
  • el vertigo
  • ninos 1 a 10 anos
  • dolores de muelas medlineplus enciclopedia medica
  • hacia donde va oriente medio
  • botia cebra
  • las micro pequenas y medianas empresas mipymes
  • tecnicas para vender su producto en forma exitosa
  • educador social
  • el tintero de china rie payaso
  • el orgullo de ser un payaso
  • posgrado marqueting y distribucion comercial
  • la energia y la teoria neoclasica del crecimiento
  • junior es el campeon del futbol profesional colombiano
  • helping hands ministry
  • resumen sangre de campeon sin cadenas
  • partidazo y a la punta
  • solo boxeo
  • el medio natural canario
  • how to create a cms with php part 4 adding content to our site
  • que es el cancer de vesicula biliar
  • colecistectomia cirugia menor
  • continua debate por rechazo de matricula consular en bibliotecas
  • labolsacom natra
  • actos juridicos
  • respuesta humoral de igm e igg en cerdos criollos mexicanos y
  • la salud y la belleza a traves del colon con la hidroterapia colonica
  • autorregulacion de circulacion
  • taking traditional knowledge to the market
  • mi sala amarilla
  • la economia
  • la escuela neoclasica
  • el antiguo regimen y el siglo xviii en europa
  • teoria valor01



  • 1 2 3 4 5 6 7

    beruby.com - Empieza el día ahorrando

    Publicidad 

         
    Ultimos Posts



    Descripcion:
    Esta campaña tiene como objetivo principal la recolección de muestras de sangre, pero también nos permitirá contactarnos con un número importante de familiares de desaparecidos que nos pueden aportar información esencial para el desarrollo de nuestro trabajo. Conocer la historia personal de los desaparecidos es, en muchos casos, un factor fundamental en el proceso de identificación. Por eso, les pedimos que nos manden la información que consideren importante sobre la historia de sus familiares.

    Rodolfo era estudiante de química en la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata. También estaba inscripto en la Facultad de Ingeniería de la misma Universidad. Había hecho el secundario en el Liceo naval, donde conoció al futuro marido de su hermana Laura. Le decían "Rofi" o "Rofito" en la familia. "Popeye" era su apodo de militancia. Había nacido en La Plata y vivido ahí hasta poco antes de desaparecer.

    Mirta tenía 26 años. Carlos tenía 23. Mirta era separada y tenía dos hijas, de dos y tres años de edad. Era alumna de la facultad de Vellas Artes de La Plata. Sufría de epilepsia. Convivía con Carlos Esteban Rodríguez. Era oriunda de Florencio Varela y vivía en Bernal. Fue secuestrada en Bernal. Carlos fue secuestrado en la estación de trenes de Quilmes por la brigada de Quilmes, junto a las dos hijas de Mirta. Ellas fueron recuperada y entregadas a sus abuelos.

    Es probable que Mirta sea la Mirta Giardino vista por varios desaparecidos en el Pozo de Quilmes. Los datos de ésta coinciden con los de Mirta Gerelli. Según el sobreviviente Alberto Derman, Mirta Giardino estaba embarazada. Carlos Esteban Rodríguez podría haber sido Hugo Arana, el compañero de Mirta Giardino.

    El interno ROLANDO GRADADOS HERNANDEZ t.d 68499 fue trasladado desde la cárcel de Cúcuta a la penitenciaria LA PICOTA, pese presentar una terrible condición medica, ya que fue capturado el 22 de diciembre del 2011 y debido a sus heridas se encuentra en un estado deplorable y según afirma su familia tiene destruida las piernas y los brazos.

    "Que a pesar de los ruegos a los organismos de control, a la fecha nadie ha realizado visita de inspección, lo que evidencia que no cumplen cabalmente con sus funciones en defensa de los derechos humanos del ser humano (sin discriminación alguna)".

    Rolando Gradados fue abordado por dos hombres de aspecto extranjero en el área de sanidad de la cárcel y estos lo hostigaron afirmándole que sería extraditado a los Estados Unidos si no confesaba sus delitos, lo que generó angustia en el interno; debido al terrorismo psicológico del cual está siendo víctima.

    Cabe anotar que su esposa teme que debido a la presion atente contra su integridad física, pues no ha sido juzgado y a tan sólo dos meses de captura y en calidad de sindicado fue alejado de su familia; cumpliendo con una política de destierro que vulnera un derecho fundamental (salud).

    -A esto debemos agregarle que debido a la persecución de la cual es víctima, su esposa está a punto de perder el bebé, ya que afirma tener un embarazo de alto riesgo; lo que sería diferente si a su esposo se le respetaran todos los derechos que tiene como ser humano.

    Por todo lo anterior solicitamos de carácter urgente a los organismos de control verificar la denuncia realizada por el interno ROLANDO GRANADOS HERNANDEZ C.C 91 183,153 de Girón, Santander, buscando el respeto de la dignidad humana del prisionero; pues la privación libertad le quita sólo el derecho de movilidad y los demás derechos quedan intactos..."Esto según nuestras afamadas leyes, que solo se cumplen cabalmente en poblaciones vulnerables..." Además la detención no implica tortura.

    También solicitamos respetuosamente al director General del Inpec, Brigadier GUSTAVO ADOLFO RICAURTE se pronuncie al respecto e informe a la opinión pública sobre la situación real del interno ROLANDO GRANADOS HERNANDEZ t.d 68499; pues conocemos su compromiso de realizar una buena gestión.

    Solicitamos la solidaridad de la opinión publica y medios de comunicación con el prisionero ROLANDO GRANADOS HERNANDEZ, pues en las cárceles se invisibiliza una realidad que cualquiera en algún momento de su vida puede llegar a padecer.

    "Individuo 56". Allí, en lugar de esa inscripción, debería estar cincelado un nombre y un apellido. Quizá el de José Liscano, desaparecido desde el 28 de febrero de 1989. Individuo. Caja 4. Bolsa A, se lee en el nicho de al lado. Pudiera decir Fidel Orlando Romero, asesinado en la misma fecha. Si fuera así, en lugar de caja y bolsa, le acompañaría una descripción más justa: probablemente mi niño, como lo nombra su hermana 23 años después.

    Es la primera vez que Aura Liscano y Maritza Romero están paradas frente al monumento. Son en total 71 placas indescifrables, construidas para hacer saber que allí se encuentran los restos de las víctimas de El Caracazo, recordatorio de los disturbios que estremecieron entre saqueos y balas el inicio del mandato de Carlos Andrés Pérez en 1989.

    La larga hilera de nichos, ubicada en el Cementerio General del Sur (al oeste de la capital), fue ocupada el 27 de febrero de 2011, justo hace un año. Fue el capítulo final del proceso de exhumación que la Fiscalía General de la República comenzó en 2009. Ese año, los cuerpos fueron retirados de un grupo de fosas que estaba en el sector La Peste del mismo camposanto. La promesa: lograr la identificación de los restos y resolver las averiguaciones de sus muertes.

    Pero año y medio después, los restos volvieron a ser sepultados en este nuevo mausoleo colectivo. Sin nombres, sin apellidos, y con más preguntas que respuestas. Aura y Maritza desconfían de las investigaciones, sobre todo porque no fue tomada en cuenta su participación. Fíjate. Aunque se supone que hicieron esto en honor a mi hermano, un año después es que estoy conociendo el monumento.

    "Rabia. Frustración. Tristeza". Así, puntual, define Aura su sentimiento. El estallido de Caracas encontró a su hermano jugando basquet. Salió y no regresó. Se perdió en aquella ciudad de protestas, toque de queda y represión militar y policial.

    Aura coordina junto a Maritza la organización Cofavic, conformada por al menos otros 40 familiares golpeados por los hechos de aquellos días. El hallazgo en 1990 de una fosa común en el Cementerio del Sur, le dio la primera pista del posible paradero de su hermano y de otros desaparecidos. No fue fácil, pero en noviembre de ese año consiguieron que se realizara la primera exhumación en "La Peste".

    Se encontraron 130 cadáveres, de los cuales 68 correspondían a personas muertas entre febrero y marzo de 1989. En aquel momento, en la investigación participó el Equipo Argentino de Antropología Forense. Para 1991, se había logrado el reconocimiento de tres cuerpos, que fueron entregados a sus familias. Pero ese mismo año, la investigación fue paralizada. Impunidad, sentencia Aura. Los otros 65 restos fueron reubicados en varios nichos del mismo sector sin ser identificados.

    Cofavic se apresuró a solicitar su participación en la investigación. También pidió garantizar la independencia de las averiguaciones, por lo que pedían se permitiera la colaboración de un grupo internacional, como los forenses argentinos. "No nos escucharon".

    Las exhumaciones se realizaron entre el 21 y 23 de septiembre de 2009. Fueron encontradas 126 osamentas y 11 restos óseos. No 65, como se esperaba de acuerdo con los reportes de 1991. El siguiente paso, aumentó las dudas sobre la transparencia: los restos fueron trasladados a laboratorios improvisados en Fuerte Tiuna. Una investigación custodiada por militares, en la que presuntamente estuvieron involucrados militares. "Cómo confiar?".

    La Corte Interamericana de Derechos Humanos también manifestó sus reservas con la investigación. En una resolución dictada el 18 de septiembre de ese año, pidió al Estado garantizar el pleno acceso y capacidad de actuar a los familiares en todas las etapas del proceso. Exigió también la participación de profesionales objetivos. Pero la Fiscalía desestimó los señalamientos.

    El 17 de marzo de 2010, según el Ministerio Público, se terminó la individualización de los restos: determinación de sexo, edad, raza y otras características de los cuerpos. Seguía la comparación de las pruebas de ADN de los restos y sus familiares para lograr la identificación plena. Se hizo una convocatoria para que fueran a realizarse el estudio aquellas personas con familiares desaparecidos o asesinados durante El Caracazo.

    Hasta febrero de 2011, sólo 18 personas habían atendido el llamado. Aura y Maritza se negaron. Sí llamaron, pero no nos dieron confianza y teníamos derecho a un proceso limpio. Pero otros tres miembros de Cofavic sí acudieron en 2011. Hasta la fecha, no han obtenido resultados. Dos de estas personas, según informa Cofavic, acudieron hace algunas semanas a la Fiscalía para conocer el estado de los estudios comparativos de ADN. La respuesta de la institución sorprendió: Son confidenciales. Otra vez, señala Aura, son excluidos.

    Mañana se cumple un año de la nueva inhumación de los restos. Al final, sólo 47 de las 125 osamentas están relacionadas con El Caracazo. El 27 de febrero del año pasado, fueron depositados en el Cementerio del Sur las 47 osamentas, más los 11 restos (que no pudieron ser individualizados) y otros 14 restos exhumados en 1990 y que permanecieron todos estos años en la morgue de Bello Monte. Se identificaron, al final, sólo dos cuerpos.

    La deuda se mantiene. Hasta el momento no hay una sola sentencia definitiva sobre los culpables de ningún muerto de El Caracazo. Todavía, no hay forma de saber el nombre del Individuo 59.

    En estos días, en el Cementerio General del Sur se ve mucho movimiento. Pintan y podan la maleza. Seguro harán un acto el lunes. El gobierno se acuerda de El Caracazo sólo los 27 de febrero. Mientras ellos celebran, nosotros nos lamentamos.

    Al lado de los nichos, hay una placa con tres largas columnas de nombres. Maritza y Aura comienzan a buscar a sus hermanos. La primera en encontrarlo es Aura: Allí está... Pero así no se escribe su nombre. Liscano no es con Z. Inmediatamente después, lo logra Maritza. Allí está mi niño, dice al encontrar el nombre Fidel. Pero se equivocaron en la edad. Él tenía 24 años. El sentimiento aparece de nuevo. Rabia. Frustración. Tristeza.

    El comienzo del debate, previsto para el 27 de febrero próximo, fue suspendido debido a que el tribunal encabeza otro juicio por delitos de lesa humanidad que, según se prevé, no finalizará antes de ese día. Aún no se fijó nueva fecha

    Si bien estaba previsto que el debate arrancara el próximo 27 de febrero, el tribunal tomó aquella decisión debido a que encabeza otro juicio por delitos de lesa humanidad y, según se prevé, no finalizará antes de aquella fecha.

    El inicio del debate se aplazó porque el tribunal de Rosario aún no concluyó con la causa denominada Díaz Bessone. Uno de los casos comprendidos en la causa es el de la masacre de la familia Amestoy.

    El Tribunal Oral Federal Nº 2 de Rosario postergó el inicio del juicio oral por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura en la localidad bonaerense de San Nicolás, y que estaba previsto para comenzar este 27 de febrero. Se trata de una serie de hechos entre los cuales se encuentra el caso de la familia Amestoy, oriunda de Nogoyá, desaparecida en lo que se conoce como la Masacre de la calle Juan B. Justo.

    El inicio del debate se aplazó atento a que ese tribunal aún no concluyó con la causa denominada Díaz Bessone, en la que se juzgan delitos de lesa humanidad cometidos por el grupo de represores que operó en el centro clandestino de detención que funcionó en el Servicio de Informaciones de la policía rosarina.

    Todavía no se fijó fecha de inicio para el nuevo juicio por causas de derechos humanos originadas en la localidad bonaerense de San Nicolás, cuya justicia federal de primera instancia depende de los tribunales federales de Rosario.

    Allí se ventilan, entre otros hechos, la denominada Masacre de Juan B. Justo en la que fueron asesinados durante un operativo conjunto del Ejército y la policía de San Nicolás Omar Amestoy, su esposa María del Carmen Fettolini, sus hijos Fernando, de tres años, y María Eugenia, de cinco.

    En el operativo realizado el 19 de noviembre de 1976 en la calle Juan B. Justo también murió Ana María del Carmen Granada, y el único sobreviviente fue Manuel Gonçalvez, quien más tarde fue entregado en adopción y recién recuperó su identidad en 1995 por medio de Abuelas de Plaza de Mayo

    En la última reunión de la mesa nacional de los ex presos políticos se insistió en la necesidad de que se apruebe el proyecto de Reparación Histórica para Ex Presos Políticos a través de una Pensión Graciable no contributiva. Se trata de un pedido que se viene efectuando desde hace tiempo desde las diferentes agrupaciones de cada provincia y que busca dar contención a las necesidades de quienes estuvieron detenidos durante la última dictadura militar.

    Sobre esta reparación se indicó que debe ser integral, con atención a las secuelas producidas por el Estado terrorista, en tanto que se insistió en mantener presentes a quienes están desaparecidos y que antes de ello fueron también presos políticos.

    En la memoria del encuentro se hizo hincapié sobre el rol de los ex presos, como testigos de los hechos ocurridos durante el golpe. Somos testigos todos los ex presos políticos, más allá de que a algunos estén presentes con sus testimonios en los juicios y otros no, en Argentina hubo 12.000 presos políticos, dice el escrito.

    Como referencia, el proyecto de Córdoba contemplaba que podrían acceder a esta pensión quienes: hayan estado a disposición del PEN entre septiembre del 55 y diciembre del 83; quienes hayan sido privados de su libertad por actos emanados de unidades o tribunales militares o en tribunales civiles en marco de la Ley Nº 20642, ley 20840/74 y/o del Art. Nº 210 bis y/o 213 bis de Código Penal; y quienes hayan cumplido la edad de 55 años las mujeres y 60 los varones, entre otros puntos.

    El reclamo de los ex presos tiene entre sus fundamentos las complicaciones que sufren, fundamentalmente de salud, quienes fueron víctimas de las privaciones ilegítimas de libertad y los tormentos a los que fueron sometidos durante la dictadura. En este sentido, aseguran que el promedio de vida de los ex presos está entre los 55 y 62 años de vida.

    Uno de los proyectos que se contemplan como para aplicarlo a la legislación nacional está basado en la Ley 14.042, que ya tiene vigencia en provincia de Buenos Aires. De este modo, se incorporaría a la legislación a todos los ex presos de entre 1955 a 1983, como el proyecto de Córdoba.

    La legislación de Buenos Aires considera una pensión graciable mensual para las personas que durante el período comprendido entre el 24 de marzo de 1976 y el 10 de diciembre de 1983 hayan sido condenadas por un Consejo de Guerra, puestas a disposición del Poder Ejecutivo Nacional, y/o privadas de su libertad, como consecuencia del accionar de las Fuerzas Armadas, de Seguridad o de cualquier otro grupo, por causas políticas, gremiales o estudiantiles.

    En cuanto al monto de la pensión, la ley sostiene que sea móvil y equivalente al nivel de remuneración que establece el artículo 5 de la Ley Nro.14.042 en el régimen de treinta (30) horas semanales de labor, conforme a las variaciones que se produzcan en los conceptos sueldo básico y disposición permanente, y la retribución anual complementaria sobre los conceptos anteriores. Y luego agrega: Los importes precedentes serán reducidos en el porcentaje vigente en concepto de aporte personal con destino al Instituto de Obra Médico Asistencial.

    Finalmente, sobre los requisitos que plantea dicha legislación, establece la necesidad de presentar una serie de documentos, entre los que se encuentra uno que certifique su condena, emanado de organismos estatales nacionales o internacionales que compruebe de manera fehaciente su privación de la libertad y/o haber estado detenido y/o condenado entra el 24 de marzo de 1976 y el 10 de diciembre de 1983 como consecuencia del accionar represivo de las Fuerzas Armadas, de Seguridad o de cualquier otro grupo por causas políticas, gremiales o estudiantiles.

    Fuente:Puntal.com

    El represor Juan Antonio Azic, acusado de robo de bebés durante la última dictadura militar, deberá seguir detenido en una clínica psiquiátrica al confirmar la Cámara Federal el rechazo al pedido de prisión domiciliaria efectuado por la defensa del ex prefecto que cumplió 70 años el pasado 12 de septiembre.

    Los camaristas Eduardo Farah y Eduardo Freiler citaron antecedentes del tribunal en los que afirmaron que "aún cuando pudiera admitirse que haber alcanzado la edad bastaba para la concesión del beneficio, dicha decisión de todos modos resultaba protestativa y no imperativa para el magistrado de grado, y por ello, no era de aplicación automática", coincidiendo con lo resuelto por el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi.

    En una resolución de seis carillas, a la que Télam tuvo acceso, los magistrados citaron informes médicos que "aconsejarían que Azic continúe bajo el régimen asistencial instituido hasta la fecha", lo que sumado a su antecedente de tentativa de suicidio, permite concluir "que en el presente caso no se verificaban las condiciones para que proceda el arresto domiciliario".

    "La gravedad y complejidad de los hechos que se le atribuyen" a Azic "como autor penalmente responsable de los delitos de sustracción, ocultación y retención de un menor de diez años, en concurso real con la falsificación de documento público destinado a acreditar la identidad de las personas, partícipe necesario, en concurso real con falsificación ideológica de documento público", también fue tenido en cuenta por los jueces.

    El represor está imputado de haber inscripto fraudulentamente con su apellido a Carla Silvina Valeria Azic, cuyos padres biológicos Orlando Ruiz y Silvia Dameris estaban ilegalmente cautivos en el centro clandestino de detención que funcionaba en la ESMA y quien recién pudo recuperar su identidad el 26 de mayo de 2008 "cuando se incorporó a la causa el informe del Banco Nacional de Datos Genéticos".

    Mar del Plata (1945). de izq. a der.,: celia (hija), celia (madre), Roberto, Ana María, Ernesto (hijo) y Ernesto padre con Juan Martín en brazos./Juan Martín en la presentación del programa los caminos del che./La Habana, enero de 1959. Celia con sus hijos Ernesto y Juan Martín./El polémico aviso de Mercedes Benz./El abrazo en el que Celia de La Serna se funde con su hijo Ernesto, más conocido como el che. La habana, enero de 1959.

    Hay que bajar a Ernesto del bronce, humanizarlo Un diálogo con Juan Martín Guevara, uno de los hermanos del Che, en el programa La Historia en Debate que se emite los viernes a las 23 en CN23 y que hoy domingo repite a las 23.

    Pensaba en la argentinidad indudable del Che: nacido en Rosario, su madre y su padre venían de Misiones, hizo el primario en Alta Gracia y el secundario en la ciudad de Córdoba, estudió medicina en la Universidad de Buenos Aires, tomaba mate incluso en la sierra cubana. Se ve que le quedó en el corazón, en la sangre. Lo otro característico es que ustedes vienen de una familia tradicional y por eso el primer varón mayor tuvo el nombre del padre, Ernesto; la segunda, Celia, lleva el nombre de tu madre y vos, Juan Martín, quinto, llevás también un nombre familiar.

    Yo tengo el nombre de mi abuelo materno, Juan Martín de la Serna. En realidad lo de tradicionalista es una mezcla, eso entra dentro de algunas explicaciones de la familia, porque en realidad la familia muy tradicional no fue; pero en lo de los nombres sí. Y Ernesto hizo lo mismo, Hilda era su primera mujer y le puso a su hija Hilda y Beatriz, por la madre el primero y el segundo por una que era nuestra tía, era la Tía". Y siempre dijo Hilda Beatriz, no es que era Hildita nada más; era Hilda Beatriz, lo de Beatriz no se lo olvidaba, era muy importante esta tía.

    Le pone Camilo, sí. Hay una relación tan intensa entre Camilo Cienfuegos y Ernesto; y además no sólo de compañeros sino de compinches. Eran compañeros, eran comandantes, comandante lo hace Ernesto a Camilo. El primer comandante que nombra Fidel Castro en la Sierra es Ernesto, y él lo nombra comandante a Camilo. Pero eran compinches, hay grabaciones, ellos se comunicaban por radio y estaban en guerra, de pronto, empiezan a hablar, a hacerse chistes en el medio de sus conversaciones, QSL! QSL!, y no sé qué y va un chiste y otro chiste! A Camilo tuve la suerte de conocerlo y creo que era el único tipo capaz de decirle barbaridades a Ernesto y que no se enojara; cosas muy divertidas. En Cuba se conmemoraba (no sé si se sigue haciendo porque era realmente muy impactante) la jornada Che Camilo Che. Camilo se pierde en una avioneta y se supone que, como no aparece en ningún lado, cayó al mar. En esa jornada se hacen actos en los cuales se habla de Ernesto, del Che, y después van con flores al mar y tiran las flores en el mar. En la Bahía de La Habana, en otros lugares también, pero yo lo vi en La Habana; entonces la bahía aparece poblada de flores; pero además con mucha seriedad, la gente muy seria, muy para adentro. El cubano no es muy para adentro pero ese día está sentido. El Che es una figura importante. Y ahora, las fotos de la Plaza de la Revolución siempre aparecen, más o menos como algo que se hizo acá en el Ministerio de Obras Públicas con Eva Perón, una figura del Che hecha con hierro y ahora pusieron al lado una figura de Camilo. Entonces están el Che y Camilo juntos nuevamente.

    Nosotros nos conocemos de hace años en situaciones que no eran muy divertidas, pero yo recuerdo cuando vos contabas que llegaste al hotel Habana Libre, al Hilton, y contabas que fuiste a la habitación y tenía una bañadera inmensa y habías abierto las canillas. Esto me lo contaste hace muchísimos años y siempre me quedó esa idea de lo que significaría hacer una revolución y llegar a una ciudad como La Habana que estaba diseñada para hacer de Cuba un garito y vos llegaste muy poco tiempo después de que habían triunfado.

    Estaba tratando de ubicar exactamente pero es entre el 8 y el 9 de enero, el 1º es cuando se va Batista, entre el 2 y el 3 entra Camilo por un lado y Ernesto por otro. El día 6 llega Fidel de la Sierra ya con todo el pensamiento... Creo que ahí ya se había decretado el nombramiento de presidente de Manuel Urrutia. Nosotros, con mi familia, llegamos un par de días después. Según yo averigüé después, el viaje nuestro fue un avión que recogió exiliados. Mandaron un avión de Cubana de Aviación recogiendo exiliados del Movimiento 26 de Julio que llega a Buenos Aires y entonces de Buenos Aires partimos para Quito y de Quito a México y luego a La Habana.

    La Vieja, el Viejo, Celia, un cuñado que era el marido de Celia y yo. Los elegidos por Camilo. Parece que como Camilo suponía que si le decía a Ernesto que iba a venir la familia le iba a decir que no, no dijo nada. Entonces, cuando ya estábamos llegando, le dijo: Anda al aeropuerto, que ahí hay una sorpresa. Che preguntó qué sorpresa. Está tu familia, le dijo. Ernesto ya no tenía tiempo de enojarse. De ahí esa famosa foto que hay de Ernesto abrazándose con la Vieja, que están abrazados, abrazados; yo estaba ahí, era increíble Porque en aquel momento no había toda esta tecnología, entonces estaba lleno de cables por todos lados y la Vieja atropelló todos los cables del mundo para pegarse ese abrazo... fue como si se estuvieran fundiendo en una persona, algo que todavía lo tengo grabado; y los tripulantes del avión vinieron para sacarse fotos. En fin, yo creo que ni los cubanos mismos, y eso que son realmente fuera de lo normal, pero ni ellos entendían mucho lo que estaba pasando. Era una locura. Y eso que vos decís que yo contaba fue que llegamos al Hilton y entonces había un enano y un negro de dos metros vestido de librea. Ellos abrían la puerta... Vos decías qué es esto? y, al mismo tiempo, un guerrillero por ahí, otro tirado así, con unos escapularios, cualquier cosa de uniforme tirado en el piso, con la ametralladora puesta acá. En ese momento estaba Errol Flynn, un actor norteamericano que todavía había quedado varado en el Hilton. Era una mezcla de turistas con guerrilleros. Yo tengo una foto que la sacamos nosotros cuando vino Camilo al Hilton, que después fue el Habana Libre, y entonces los camareros no entendían nada porque vino toda la guardia de Camilo, que tenía una ametralladora Thompson arriba de la mesa. No cabían ni los vasos, ni las tasas, ni lo que estaban sirviendo porque estaba lleno de fierros por todos lados!

    Vos mirabas todo eso y no entendían nada. En la habitación había una máquina que tiraba hielo para tomar whisky o lo que fuera! Caían cubitos de hielo. La bañadera era como una especie de spa y yo venía, te podés imaginar, de mi casa que era un páramo; y caí en ese lugar. Era tan raro que la Vieja dijo que no podíamos estar en ese hotel y pidió que nos llevaran a otro, uno que ahora es el Comodoro, que era un poco menos ostentoso, aunque era a la orilla del mar y era un hotel excelente, pero un poquito menos, no era esa cosa tan chocante, golpeante, de la abundancia del Hilton.

    Martín, yo me imagino, uno ahora relee el Diario del Che, lo que fue esa columna del Che y Camilo, que tomaron muchísimos más riesgos, incluso, que el resto de los revolucionarios. Ustedes acá tenían dimensión del riesgo personal de vida que tenía Ernesto? O ustedes, como sucede muchas veces en la familia, tenían una especie de negación o incomprensión. Tenían dimensión de que un día podían abrir los diarios y encontrarse con una espantosa noticia?

    ...Entonces, no había una armonía total en lo que se pensaba y en cómo se expresaban los pensamientos. Lo que sí, se expresaban, nos expresábamos, eso sí. Tanto mi Vieja como mi Viejo nos habían educado en que no nos podíamos quedar con nada que no nos pareciera, incluso aunque lo dijeran ellos. Cada uno discutía hasta que lo convencieran o, si no, seguía con la suya. Es decir, no había esta cosa jerárquica, autoritaria, de padre que dice esto es así y se acabó. Entonces, esto por un lado; y, por el otro, mi Vieja tenía algunas posiciones mucho más populares, si se puede decir. Mi Viejo era un artista, un gran dibujante, un gran pintor, y, como todo artista, digamos que la realidad la pinta más o menos a su manera. No se puede decir que mienta... pero la acomoda, y él se acomodaba también a esa realidad. El Viejo era más temeroso en ese sentido, pero Ernesto había estado desde chico, y toda la vida, haciendo cosas que estaban un poquito más allá del riesgo. A veces a mí me preguntan qué sentía yo cuando Ernesto se iba; y yo digo que era al revés, qué sentía cuando él volvía, porque siempre se estaba yendo. Nunca estaba; entonces, la alegría era cuando Ernesto estaba... Uhhh..., llegó Ernesto! Está Ernesto...! Porque, si no estaba embarcado como enfermero, estaba en una travesía de bicicleta o de motocicleta...

    Ya, a esta altura Yo pienso dos cosas. La primera, ningún comerciante usa un símbolo que no le haga ganar plata, entonces siempre están buscando si es una camiseta, un auto Entonces, el personaje, en este caso, el Che, vende. La pregunta de fondo es por qué hoy sigue vendiendo, por qué hoy sigue teniendo presencia. Porque, además de haber tratado de ningunearlo, hasta de ningunear el cuerpo, de haber tratado por todos los medios de apagarlo, este personaje sigue como poesía y canciones. Él vuelve a surgir.

    Yo creo que ése es el fondo de la cuestión, lo que hay que buscar es por qué la gente elige esa imagen, por qué se amalgama con esa imagen. No el que hace plata, que siempre va a buscar lo que se vende El tema es por qué vende el Che. Por qué Maradona lo tiene grabado y Tyson lo tiene grabado, dos personajes, pero que son tan distintos el uno del otro.

    Yo tengo una respuesta a esa pregunta que vos hacés, a mí me parece que es una persona tan auténtica, su historia, su vida es tan auténtica, refleja que cualquier persona que se propone algo puede hacerlo con determinación. Yo recuerdo que vos hablabas de tu madre, hay una frase de una carta que él le manda a tu mamá que dice estas piernas fláccidas sostendrán esta voluntad, se muestra como un personaje con las limitaciones humanas pero sabe que tiene esa voluntad que es algo que supera, que la talló con gran delectación, creo que es eso.

    Exactamente con delectación de artista, con delectación dice tenés la memoria a flor. Cuál es la razón de una familia de clase media, profesionales, insistiendo con que hay que estudiar, hay que saber, con determinadas características éticas, que era lo que transmitía la Vieja, la cosa hay que hacerlas bien, hay que ser digno, honesto, hay que ser esto. El Viejo más o menos, hay que ser bueno y ganar pero se puede ganar con un poquito de trampa. Entonces, esta mezcla de que hay que ser bueno y hay que ganar, hay que ser el mejor, uno diciendo que hay que ser el mejor con honestidad, con dignidad, y el otro que hay que ser el mejor como venga, pero el asunto es que hay que ser el mejor. Tenía una diferencia y es que para mi Vieja lo que se empieza se termina, hay que profundizar, investigar, y para mi Viejo el título es lo que te salva, mi hermano es arquitecto y yo para hacer una casa tengo que pedirle que me firme los planos, entonces es el título. Mi hermano no sabe nada y yo sé, es decir que teníamos una mezcla, y yo creo que de esa mezcla sale Ernesto y creo que la voluntad, aparte del asma, porque hay muchos asmáticos que han tenido que llevar adelante una enfermedad complicada, pero no necesariamente han desarrollado una voluntad así. Creo que la Vieja influyó muchísimo en esto de que hay que seguir, de que hay que llegar, de que hay que hacerlo y de que a todo se llega y que todo se puede. Como decía un amigo, lo que sucede conviene, ese optimismo fabuloso. Si te pisa un camión es bueno porque mirás la marca de las gomas. Yo creo que esa decisión, esa voluntad, que no la sacamos todos, yo creo que él fue el receptor de lo mejor de la familia, de lo mejor de los viejos, del entorno, y con toda su capacidad personal, esa cosa de llegar, de superar, de soñar. Porque yo creo que ahí está la combinación, el Viejo soñaba, era un soñador, pero un soñador que no llevaba adelante las cosas, y la Vieja era una pragmática y creo que Ernesto llevó los sueños a la realidad. Hizo una combinación.

    Cuando decís no la sacamos todos te referís a los cinco hermanos, vos sos el menor. Sin embargo, yo debo decir, estamos hablando de Ernesto, pero yo te conozco a vos y yo te conocí en la época en que éramos militantes y estábamos presos y yo siempre te vi como un tipo severo, duro, y tenía clarísimo que vos eras un tipo con una voluntad inquebrantable. En una época donde uno se refugiaba en los compañeros, pero también necesitaba percibir, tener claro, si el otro era alguien, si las cosas se ponían jodidas, si había una vuelta de tuerca, estaba o no estaba. Y yo siempre pensé, éste es de la misma madera que el hermano, no sé si alguna vez lo hemos hablado en esas charlas que teníamos de pabellón; pero decís no la sacamos todos, y vos cómo fue, en algún momento, porque vos elegiste la militancia sabiendo que tenías riesgo de vida y sufriste todas las cosas que había que sufrir, tuvo que ver el Che o tuvo que ver tu propia vida?

    Yo creo que para que pueda surgir alguien de la talla de Ernesto es realmente una cosa excepcional, si no todos los días tendríamos personajes así. Pero tiene que haber alguna circunstancia y una de las circunstancias, como dije yo, son los genes. Entonces hay una cosa que es genética que es su inteligencia, hay otra cosa que es el ambiente: el que es hijo de un cabrero boliviano es muy complicado que vaya a la universidad y que se desarrolle, tiene muchísimas más limitaciones que viviendo en una ciudad importante, en una familia en la que la tradición es ser profesional y estudiar, el entorno familiar. Después del entorno familiar ya surgen cosas más particulares, como la época que se vivió, la época de la Segunda Guerra Mundial, de la Guerra Civil Española, Vietnam. Yo me acuerdo que en mi casa mi Viejo no participaba mucho de estas cosas tan de izquierda, la Vieja sí, entonces se festejó la caída de Dien Bien Phu cuando caen los franceses, tenía once años. Estaba el Paris Match que, obviamente, sangraba por la herida, y mi vieja era bilingüe y leía mucho en francés. El único bilingüe de los hermanos era Ernesto, estudió algo de inglés, y Celia también. Los tres lectores infernales eran la Vieja, Ernesto y Celia, eran una máquina de leer. En casa había libros en francés que no habían sido editados en español, entre ellos Trotsky, todavía había libros de Trotsky que no habían sido editados, él ya los había leído. Una mezcolanza, pero se leía de todo, te nombro Trotsky por decir un tipo muy controvertido. Salgari, además. Te subrayaba Salgari también porque él tenía la manía de que lo que le gustaba lo subrayaba o abajo te ponía algo. Entonces, cuando vos leías un libro que había leído estaba discutiendo con el autor, con él, y no sabías con quién más, entonces era molesto leer los libros que él había leído, es como que eran de él y listo. Pero entonces en esta casa, en este lugar, es posible que él se desarrolle, ahora después hay circunstancias de otro tipo, por supuesto las nacionales y las internacionales. Yo creo que esto de que la Vieja hizo la panza en Misiones, nació en Rosario, se hizo estudiante en Córdoba y después estudió en Buenos Aires, marca que la familia era itinerante, era medio gitana, no había un arraigo. Y yo creo que él fue el más viajero de todos, ya eso era como parte de la familia, pero él lo incorporó como parte individual, entonces viajó.

    Vos recién decías 1959, ese abrazo inmenso entre Ernesto y tu mamá, y unos años después, seis años después, tu mamá muere y él estaba en el Congo. Me gustaría que cuentes ese momento y también el momento más doloroso, en octubre del 67, cuando ustedes, seguramente ya preparados porque lo de Bolivia estaba muy duro, cómo tomaron eso y cómo lo tomaste vos personalmente. Cómo te marcó a vos ese octubre del 67.

    Vos anteriormente me habías hecho una pregunta de cómo tomábamos nosotros como familia estos hechos, como que de pronto Ernesto está en Cuba con Fidel desarrollando una actividad de guerra y con riesgos, por supuesto. Después, con el tiempo, uno ya va incorporando que su decisión es ir al frente, siempre estar adelante donde fuera. Entonces, en los años 57, 58, 59 ya en mi casa habían puesto una bomba, habían ametrallado, es decir que de alguna manera la violencia estaba presente, el riesgo estaba presente, no es que fuera algo neutral. Nunca fue neutral el tema, creo que sigue sin ser neutral, si bien cada uno toma de un lado, del otro, las características del personaje, pero no hay una neutralidad. Entonces, estos dos momentos. Uno, la Vieja estaba muy preocupada, incluso ella había tenido cáncer de mama más o menos en los años 44, 45, la operan, vuelve a tenerlo cinco, seis años después, ya le hacen una operación muy grande y ella entra en una etapa depresiva, en una etapa de sentirse mal. Una mujer joven, aún, con una enfermedad así, además con una ortopedia en los pechos, en fin una serie de cosas y sobre todo yo que fui el que vivió más tiempo con ella porque los demás se casaron, se fueron, no estaban. Cuando se produce la revolución la Vieja es como si reviviera, se convierte en militante, se hace militante de un movimiento, incluso estábamos en distintos movimientos ella y yo, discutíamos bastante. El vicepresidente que había tenido Frondizi, Gómez, cuando sale y renuncia, forma un grupo en el que estaban los Viñas y otra gente, el Malena, ahí militaba la Vieja. Yo me acuerdo que llegaba a casa y estaban reunidos y yo tenía que irme a un café hasta que se terminara la reunión para poder entrar, si no era sapo de otro pozo metido ahí. Ella viaja, va y viene, realmente hay una unidad muy grande con Ernesto, participa en muchas actividades en defensa de la revolución, hablando de la revolución cubana y participando en la Argentina. Incluso estuvo presa, Guido la mete presa. El otro día estaba viendo la calle Humberto Primo, donde estaba la cárcel de mujeres, ahí estuvo la Vieja. Entonces, este proceso de enfermedad de la Vieja se vuelve a producir ya para los años 65, vuelve el cáncer a manifestarse pero ya Ernesto no estaba en Cuba y ya las noticias decían que estaba acá, que estaba allá, que no sé qué, que desapareció, y se decía que si estaba en Santo Domingo, que si estaba aquí. En fin, no estaba. Y entonces, ya cuando ella estaba muy mal, me acuerdo que estaba en el campo, yo la fui a buscar, vinimos para Buenos Aires y se detectó que no había solución y entonces, estando internada, hay una comunicación con Cuba y entonces habla con Aleida y le dice Ernesto está bien, lo que pasa es que no está acá pero está bien no se preocupe; pero la Vieja no queda nada convencida. Nosotros conversábamos mucho con la Vieja porque en medio de la discusión intercambiábamos, ella más información que yo, porque ella estaba más en contacto con Ernesto, pero sí intercambiábamos opiniones, pero ella seguía pensando que no estaba, dónde estaba, y murió con eso, murió con la incógnita de saber dónde estaba Ernesto. Además murió el 18 de mayo, y mi hermano Roberto y yo nacimos el 18 de mayo. No sé si fue Anderson o Julia Chiquita Constenla que tiraron la versión de que Ernesto había nacido el 14 de mayo, pero yo digo que si no nació en junio, nació el 18, porque los viejos tenían una puntería fenomenal. Pero en realidad nació el 14 de junio y listo. Y después el día de octubre, el día que aparece en los diarios, yo trabajaba en ese momento en una empresa láctea que se llamaba Lactona, en sí era camionero, pero en ese momento era ayudante, no me dejaban el volante, era el que cargaba las cajas. Entonces, en ese momento, salíamos tempranísimo y de pronto miro el Clarín o algunos de los diarios y de pronto la foto ahí, pero es como vos decís ya había una idea de que estaba metido, se suponía en Bolivia o en algún otro lugar, pero casi seguro en Bolivia y que las cosas no venían bien. Por supuesto no teníamos comunicación, sino lo que iba apareciendo en los diarios, lo que se decía. Hacía poco habían aparecido los de Badayeso que habían sido emboscados y demás; entonces uno ya venía más preparado por lo que era Ernesto y además más preparado por la situación, pero de cualquier manera fue un gran golpe. Tal es así que cuando nos reunimos en la casa de mi hermana, Celia, había dos posiciones: esto no es verdad, tantas veces habían dicho que había muerto y en realidad no, que esa foto estaba armada, yo no participaba en esa posición. Desde que la vi dije éste es Ernesto no hay duda y ahí fue Roberto mi hermano a Bolivia, quién va a Bolivia, era Roberto o yo, el viejo no y mis hermanas no. Se decidió que fuera Roberto, fue en un avión que me parece si no me equivoco periodístico que fletaron alguna revista o diario; y lo recibieron los militares; por supuesto lo trataron no muy amablemente y le dijeron que no, que el cuerpo lo habían cremado, así que no había cuerpo. Ahí nos enteramos, no sé si fue en ese momento, que habían hecho con las manos las huellas dactilares, no recuerdo bien cuándo fue esa noticia, como que los militares para certificar que realmente a la persona que habían matado era al Che le habían sacado las huellas; que había ido gente de identificación de aquí, de Buenos Aires, para Vallegrande y habían constatado que sí; las manos efectivamente se las cortaron y hoy están en Cuba, las manos y el diario, había un ministro de gobierno, un hombre importante del gobierno boliviano, que tenía contactos y entonces mandó las manos y el diario para allá. Fue un golpe muy fuerte, dos golpes seguidos, fueron dos años, en el 65 murió la Vieja y en el 67 murió Ernesto. Pero lo de la Vieja fue esa cosa, esa incógnita hasta el último momento.

    Vos hablabas bastante poco del Che cuando estábamos presos, por ahí contabas anécdotas. Y me doy cuenta que en estos años has tomado la decisión de transmitir muchas cosas, de contar muchas cosas, de participar. Me enteré que el otro día estuviste en Mendoza en una movida que hicieron con motos porque vino alguno de tus sobrinos, de los hijos de Ernesto. Qué significado tiene para vos hoy ser una especie de portavoz, de testimoniar, siendo que ahora relegás, y me doy cuenta que preferís hablar poco de tu propia historia militante, de tu propio compromiso, y te estás convirtiendo en una voz muy importante para volver a poner muchos factores de lo que significa el Che, por lo menos para nosotros. Cómo fue esta decisión tuya, qué significados le das?

    Son muchos años, una vez comenté que en el año 66, 67, yo tenía una librería y en aquella época de mucha efervescencia política era una librería que había de todo lo que te puedas imaginar como publicaciones de distintos partidos, distintas agrupaciones. En esa librería confluía la gente joven y demás que venían a leer las revistas y los libros que traíamos. Entonces, un día viene un periodista y me dice que quiere entrevistarme. Le dije que no daba entrevistas, entonces me dice que lo único que quiere preguntarme es si yo sabía dónde estaba mi hermano. Le repetí que no daba entrevistas y que si supiera dónde está mi hermano jamás se lo diría a él. Resulta que había un fotógrafo metido allá enfrente con un teleobjetivo y aparezco en la revista como haciendo una declaración en la cual él dice pero en el tono que me lo dijo era evidente que sí sabía. Año 66, 67, lo fui a buscar, y le dije pero vos querés que me achuren. Esa fue la marca negativa que me quedó. La positiva fue que estaba enfermo Martín, mi hijo, de asma, tengo dos hijos asmáticos, hereditario parece, por lo menos hay un gen ahí, yo no. Al salir de la cárcel tuve como dos episodios medio así raros, pulmonares, pero después se acabó. Bueno, la cuestión es que lo tuvieron que internar a mi hijo porque era muy importante la falta de aire, incluso tuvieron que pasarle suero. La médica que lo atendía me dijo un día Guevara (estábamos llegando a octubre, que es lo que te comentaba de la Jornada Camilo Che), queremos invitarlo para que venga a la conmemoración aquí en el hospital (un hospital enorme de La Habana) porque vamos a entregar premios a los mejores trabajadores y queremos contar con usted. Yo le dije que no, perfil bajo, que yo venía al hospital porque mi hijo estaba mal. Y la médica, que era bastante chiquita, petisa, veo que se pone así, los ojos se le hacen una yilé, entonces me dice: Mire Guevara usted tiene todo el derecho de hablar, no hablar, pero me parece que su posición es egoísta porque sabe toda la gente que hay acá, no tiene ni idea de todas las cosas que usted sí puede decir y usted las tiene adentro. Usted se las quiere guardar, guárdeselas Guevara. Y me siguió dando. Yo le dije doctora, a qué hora es y fui y la hicieron como había que hacerla. Pusieron una mesa y en la mesa estaba el director del hospital, etc., y estaba yo en una puntita, entregaron los premios, todo bien, y de pronto agarraron el micrófono y lo pusieron en el medio y dijeron con nosotros está el hermano del guerrillero heroico, etc., y era arriba gente, abajo gente, miles, enfermos, enfermeras, médicos, aplaudían; a mí me venía bien que aplaudieran porque mientras lo hacían bajaba un poco el nudo, trataba de pensar qué cosas decía, me ponía loco porque lloraban, se ponían mal, era el año 72, estábamos bastante cerca, todavía la presencia ellos la tenían muy a flor de piel; y de pronto yo decía una cosa y se ponían a aplaudir y aplaudían y la costumbre que hay allá es que vos aplaudís también, doy las gracias a quien me está aplaudiendo, y eso favorecía porque podía pensar, me bajaba un poco la adrenalina. Y es cierto que en la cárcel trataba de no hablar, no era mi tema. Con los años, en la última etapa, empiezan a aparecer los museos del Che, en Alta Gracia es el primero, donde vinieron Chávez y Fidel. En el sur, en San Martín de los Andes, hicieron un museo que se llama La Pastera, la gente de ATE. Por supuesto, había dentro de mí una decisión y a partir de ahí más o menos hace dos años en el Congreso se larga Los Caminos del Che como un programa turístico, y debajo de ese paraguas turístico yo empiezo a participar, entonces ahí sí participé ya más liberado del tema no voy a hablar, fui cada vez entrando más en mi cabeza que es importante, pero es importante por lo que recibo de vuelta porque en cada lugar que he ido, para decirte una en Cuba en una universidad, muy grande, estaba hablando, dije la argentinidad del Che, eso cayó malísimamente mal, más de uno me dijo: no es solamente cubano, es santaclareño, en eso no hay caso, la argentinidad no les cabe, es cubano. Yo miraba así y uno de los muchachos se levanta, agarra el micrófono, y dice yo te voy a hacer una pregunta, cómo era con las mujeres el Che, preguntas de todo tipo. Un muchacho joven me hizo algunas preguntas y le digo mira por qué es que yo digo que hay que bajarlo del bronce, por qué es que yo digo que hay que humanizarlo, y por supuesto el hecho de ser hermano demuestra que es humano porque si no no tendría hermano.

    Los conscriptos de la Base Aérea Militar de Mar del Plata en la que prestó funciones desde el 4 de marzo de 1974 hasta finales de febrero de 1982, recordaron perfectamente al suboficial Gregorio Rafael Molina o Charly o El Sapo o El Rana por sus detalles de excéntrico: un invariable sobretodo marrón, abundante perfume y anillos en los dedos, uno grande y cuadrado con sus iniciales caladas en oro. Cuando iba de fajina, le solían oscilar prendidas del uniforme granadas de mano y un cuchillo; y aunque medía poco más de 1,60, tenía la voz grave y potente. Manejó a voluntad La Cueva, el centro clandestino bajo la superficie del ex radar de la base aérea al menos entre 1976 y 1978. Los reclutas recuerdan que entonces le tenían miedo. Molina era alcohólico, y cuando se pasaba con el trago violaba el protocolo de los carceleros, sacando por ejemplo a los secuestrados afuera del chupadero. Y hablaba de más: Marta García de Candeloro le oyó decir que a Oscar Centeno, uno de los dos asesinatos por los que fue condenado, lo habían pasado de tortura.

    Ahora el represor condenado a prisión perpetua en un juicio oral en 2010 volvió a ser noticia. La sala VI de la Cámara de Casación Penal integrada por los jueces Mariano Borinsky, Gustavo Hornos y Juan Carlos Gemignani reconfirmó lo que había probado el tribunal en el juicio, lo que habían relatado al menos ocho testigos ante el estrado, lo que a Julio César DAuro le confesaron varias detenidas a quienes no nombró para preservar su honra y pudor, lo que era una verdad a voces entre los colimbas de la Base Aérea: que Molina, borracho o no, violaba algo más que el protocolo. Violaba a las detenidas.

    El fallo del máximo tribunal penal de la Nación vuelve a sentar jurisprudencia como lo hizo hace dos años la sentencia del juicio: es la primera vez que en esta instancia se reconoce a los abusos sexuales como crímenes de lesa humanidad y, como tales, imprescriptibles. Las violaciones por las que fue juzgado y condenado en la presente causa Gregorio Rafael Molina constituyeron () parte del ataque generalizado de represión ilegal orquestado por la última dictadura militar, dice el dictamen. La defensa del represor planteó que los episodios eran parte de un actuar espontáneo y autónomo del violador. Los jueces señalaron que si contaba con discrecionalidad para torturar, matar o dejar vivir, no había razones para excluir a las infracciones sexuales del plan criminal estatal.

    El aire chicano que lo asemejaba al actor Charles Bronson y le había valido el mote entre la soldadesca de la base se había evaporado. Tenía el pelo encanecido, ya no usaba bigotes, y su cuerpo se le había vuelto enjuto con el paso de los años. Molina se paró, esposado y con los lentes ahumados de policía caminera, y pronunció el 10 de junio de 2010 las últimas palabras como hombre impune.

    Molina era uno de los represores más feroces de La Cueva, dice Juan Marco Candeloro, que lo conoce de cerca por su triple condición de hijo del asesinado Jorge Roberto Candeloro y de la sobreviviente Marta García, miembro de HIJOS Mar del Plata y periodista especializado en el terrorismo de Estado en la ciudad.

    Unas semanas antes de que su madre declarara en el Juicio a las Juntas, en 1985, llegó a su casa una carta anónima. La brigada antiexplosivos de Bomberos la abrió por el frente las cartas bomba se accionan cuando se las rompe en los laterales. Contenía negativos y una foto: Molina con un bolso en la mano en una dependencia policial. Yo estaba en segundo grado y tenía que ir a la escuela con custodia policial todo el año.

    Las incriminaciones en el juicio fueron abrumadoras. Su voz fue reconocida por varios cautivos en los interrogatorios y lo vieron en los secuestros. Los conscriptos de la base lo veían bajar al centro. A veces hacía destabicar a las víctimas de sus ataques sexuales.

    A Centeno lo mataron en la parrilla. Su cuerpo inerme fue arrojado contra la celda de Marta García, velado con una venda que dejaba ver su rostro golpeado. Candeloro, militante del PRT y la Gremial de Abogados, había sido su socio. Lo fueron a buscar a su estudio jurídico de Neuquén, donde había sido desterrado antes del golpe. Ese mismo día se llevaron a García, su mujer, que pasaría seis meses de cautiverio en el chupadero.

    El 28 de junio, mientras lo picaneaban junto a su compañera, le dijo: Querida, te amo, nunca pensé que podrían meterte a vos en esto. La frase enfureció a los verdugos, entre los que estaba Molina. Siguieron sus gritos desgarradores, silencio y corridas. Nunca fue devuelto a su celda.

    La redención divina no le sirvió a Molina para evitar de por vida una cárcel común, condenado por 36 secuestros con torturas, los asesinatos de Candeloro y Centeno, y la violación agravada en más de una ocasión de dos sobrevivientes corajudas que lo testimoniaron en el juicio. Es una alegría enorme saber que un hijo de puta se va a la cárcel se sincera Candeloro: no te lo voy a envolver en ninguna dialéctica..

    "fabuloso por varias razones: primero, por todo lo que significa la memoria; es decir, estar ahí nuevamente recordando lo que ocurrió. En segundo término, porque era una cosa mancomunada de viejos militantes de aquella época con gente joven, era como una polea de transmisión que aparecía nuevamente. Y tercero, por sacar el tema a los barrios, a los lugares en donde los compañeros militaron y además, inclusive, sabiendo que la gente de los barrios respeta estas pintada, que es realmente un homenaje póstumo a aquellos compañeros que dieron todo, hasta su propia vida, por un mundo más justo".

    El campo del intelectual es por definición la conciencia. Un intelectual que no comprende lo que pasa en su tiempo y en su país es una contradicción andante y el que comprendiendo no actúa tendrá un lugar en la antología del llanto pero no en la historia viva de su tierra.

    El peronismo expone memoria histórica, la grita y la reclama en el marco de una nueva opresión, en lo sórdido y lo siniestro de una crónica que lo prohíbe. Expone las tramas y manejos políticos y culturales de un poder oligárquico. Aparece como la posibilidad de respuesta a la pregunta tantas veces sin respuesta cúal es la verdadera historia?. Esta, la popular, es la historia verdadera.

    "los sindicatos, aunque jueguen en la práctica un papel revolucionario, no son órganos revolucionarios (...) En un momento en que el régimen se vea en peligro inminente, disolverá los sindicatos (...) Por qué hay dirigentes sindicales que negocian con los gobiernos para no perder el sindicato? Porque no hay una línea partidaria (...) entonces hay que mantener el sindicato porque nadie les tendrá en cuenta el gesto, y más bien los eliminarán de cualquier posición política"

    "el reformismo de los dirigentes sindicales es sólo un aspecto de la formulación. Si no hubiesen actuado de esa manera fácilmente podrían haber sido desplazados por Perón, y el Movimiento sindical no hubiera tenido la envergadura y el arraigo popular que realmente tuvo y que pese a las sucesivas derrotas todavía tiene (...). Mientras no exista un organismo que reemplace a los sindicatos, estos mantendrán su papel como vanguardia del Movimiento popular"

    " Los pueblos deben estar siempre atentos a la conservación de sus intereses y derechos y no fiarse sino en sí mismos. El extranjero no viene a nuestro país a trabajar en nuestro provecho sino a sacar cuantas ventajas pùeda proporcionarse"






    www.gotthardstr.herobo.com Todos los derechos reservados